miércoles, 21 de mayo de 2014

La historia insurgente: ¿porque hay insurgencia e insurgentes?



Por: Eudes Navas Camacho

Preliminar
No hay otra razón de titular este ensayo así, sino la de la evidencia histórica, una extremadamente actual que fue el aporte humano -hasta el aliento final, de Hugo Chávez Frías, el último venezolano más universal, patrimonio histórico de la humanidad humilde, de la humanidad de los que trabajan sin explotar a nadie y resistiendo aun sin saber que son explotados.
Es un homenaje al varón barinés que al él nacer la esperanza de vida de sus compatriotas no alcanzaba ni siquiera la edad que él dejó marcada al morir[1] (y la que dejó de disfrutar al fallecer físicamente con apenas 58 años mientras que su trabajo favoreció para que sus compatriotas alcanzaran a vivir por encima de los 74,49 años de edad (hombres y mujeres).[2] Quedamos con deuda cronológica con el comandante Chávez de 16,49 años que le debemos.
Pero lo que ha vivido y nos ha hecho vivir Chávez, no solo a los venezolanos sino al mundo de los explotados, ningún hombre normal lo hubiera hecho ni siquiera en 160 años calendario. Este es el dato claro de este preliminar. ¿Cómo fue capaz de hacerlo? Chávez corazón del pueblo! Esa es una explicación seria para poder entender porqué tanto hizo y cómo brota el fruto de su siembra.
De lo clave aquí, veamos uno de sus esenciales aportes: desde 1999 el comandante nos hizo voltear la cara hacia la Historia. Volvió el interés a que volteáramos sobre la ruta de ver lo pasado y lo que hacemos, esta vez desde la perspectiva de lo real que se oculta en el velo de la dominación y las formas sutiles de dominar. No sólo eso, había que ver también como unos dominados -que creen sentirse felices al servir a sus dominadores, desde las ciencias aspiran ascender ellos a costa de contribuir con esa ocultación[3], fenómeno nunca mejor expresado en el ámbito de la vida de los humanos.
De lo que venimos desarrollando muchas referencias hay, destacamos ahora para la reflexión este aporte atribuido en nota de prensa al historiador y profesor de la Universidad Central de Venezuela profesor Pedro Calzadilla:
Calzadilla destacó que Chávez desde 1999 se propuso recuperar la identidad del venezolano, su autoestima, recuperar la historia transformando la visión deprimida del pasado histórico que vendieron las élites y que permanecía oculta al conocimiento del pueblo. (Fuente: http://www.radiomundial.com.ve/article/el-comandante-hugo-ch%C3%A1vez-reafirm%C3%B3-la-identidad-del-pueblo-venezolano-audio enlace visitado el 17.05.2014).
Es elocuente que Chávez fue un insurgente; con la claridad suficiente y el desgaste de trabajo digno para ser visibilizado a toda pompa en el mundo. Su esfuerzo debe ser retomado como símbolo del camino humanizante que los pueblos abandonaron por servir al dominador mediante élites enajenadas y el resto por no saberse dominado no se enteró. Es preciso seguir tal esfuerzo y claridad revolucionaria virtuosa, universal, de doble vórtice compuesta por el trabajo y el florecer intelectual de los pueblos.

La historia Insurgente:
Las cuentas del alma -como diría una canción de Rubén Blades cantautor panameño, tienen en sus pocos días restantes la posibilidad de ser pagadas. Habría que decir: canceladas. Desde el origen, esas cuentas para los pueblos subordinados forzosamente no son deberes propios, han sido acreencias impuestas e impregnadas de culpa por ser pobres o por algún perverso estigma que en lugar de milagro es una condena:

…Hoy comprendo su dolor, y lo terrible que es amar una ilusión
Que está atrapada entre la sombra del pasado,
Y que en las noches se libera y va a su lado como el fantasma de un  amor que no murió.
Mi madre le ha temido a la noche desde el día que se fue mi papá.
Hoy la miro y comprendo que ella aún piensa que las cuentas del alma
no se acaban nunca de pagar.[4]

La agudeza histórica y de ubicación universal de Chávez, ha encendido un motor ancestral: el motor de buscar desde lo que tenemos, de lo que es esencial, de lo que es veraz, lo que conviene y no entorpece el devenir. El recuerdo de su propia vida, la que vivió, que trabajó, que supo de victorias, de esfuerzo, de cariño, de amor, de derrotas, de niños, de matrimonios, de divorcios, de llevar sin traer, como cualquiera de nosotros, le permitió descubrir lo que estaba descubierto pero que a la gente de logros le avergonzaba. Descubrir lo descubierto, vaya pleonasmos que no se entiende desde lo encumbrado del enajenado.
Ahora, la “sombra del pasado” y esas “cuentas del alma” –aparentemente ya no muy claros para Blades, son temas de La Tarea de una revolución que entiende que el trabajo histórico, de la historiografía y su aliada, la insurgencia, saltan como germen de construcción de la otra historia, que podrá llegar a ser hegemónica pero desde la liberación de los pueblos, la soberanía de conciencia y claridad para todos y todas.
La tarea de la revolución venezolana -la avanzada por Chávez, abre sus esfuerzos por varias vías. En lo que nos corresponde reflexionar -de La Tarea y una de las vías, tenemos: los PNF o en su dimensión correcta Programas Nacionales de Formación en áreas estratégicas para la floración y maduración de la Patria Socialista[5]. Entre esos PNF se encuentra el de Historia, abordado y puesto en marcha a través del Centro Nacional de Historia de Venezuela y que tiene como objetivo:
Desarrollar procesos de formación en el ámbito de la historia para impulsar las políticas del Estado Revolucionario Bolivariano destinadas  a liberar la conciencia histórica,  fortalecer la identidad nacional y la nuestroamericana, a fin de construir de la Patria Socialista[6].

La hora actual, se presenta con la importancia de no perder el tiempo, de ganarlo en formar los miembros de la propia vida para liberar conciencia. Pasa por liberar la conciencia de los que aspiras formar y en el caso de la historia formar los nuevos historiadores insurgentes; no podemos olvidar que la insurgencia no es una pauta normal de vida, es un pecado, un delito. Entonces hay que empezar por liberar estos contingentes de avanzada y a cualquier otro .

  • Insurgencia e insurgentes
La liberación y la insurgencia son un virus en la revolución bolivariana, pero hay que actuar francamente sobre los hospederos y sobre los vectores de propagación de ese virus. Es la forma de propagar la acción a favor de la historia veraz, la historia esencial y el verdadero recuerdo y registro de los pueblos.
Pareciera feo el símil, pero no importa, insurjamos hasta en lo que es feo y bonito que eso también es del códice del dominio. No se puede perder de vista que esa formación debe tener su propio horizonte y como destino el multiplicar y seguir formando, hacer de la insurgencia una pandemia, porque… ¿Se podrá hacer historia insurgente si no llenamos la carencia de historiadores insurgentes? ¿Basta insurgir para hacer un buen aporte universal y contemporáneo a la historia insurgente?
Desde el punto de vista material hay que seguir haciéndose preguntas, y son para calibrar el análisis y profundizar la discusión histórica y científica. Por ejemplo valdría la pena preguntarnos: ¿La historia de los opresores se minará con la revelación de la veracidad de los pueblos? ¿Hay historia por insurgir? ¿Es necesariamente revolucionaria la historia insurgente?
El designio auténtico del quehacer humano ha venido respondiendo a estas interrogantes, positivamente a nuestro entender y validando los esfuerzos por re-pulir cristales de observación y análisis, des-configurar las máquinas de escribir para públicos, des-electrificar los hechos y re-alimentar los archivos con los faltantes que la inquisición histórica burguesa intentó pirar para siempre.
El escenario nacional y el espacio nuestroamericano es un reto titánico para recuperar la historia, hacerla insurgir; también tiene el reto de formar los talentos -pero también los nuevos lectores, de ese quehacer humano, social, orgánico, esencial y veraz. Hay que tener presente que hemos sido y seguimos siendo un resonador de culturas invasivas y depredadoras. Hemos logrado, no obstante establecer una ruptura importante en nuestro quehacer tragicómico de consumir cultura y atrevernos a crear cultura.
Pero la resonancia persiste. Chávez lo sabía, como muchos lo saben, pero que el comandante en permanente centellar pusiera La Historia en la mesa grande de lo que hay que hacer y dejar de seguir con la deuda histórica. Ese empuje de Chávez  y de los equipos de trabajo del Centro Nacional de Historia y las universidades plataforma, han logrado que el PNF en Historia avance en medio de las grandes cosas que hace Venezuela y su revolución bolivariana.
La revolución bolivariana ha puesto a todos, muchos sin querer, a producir cultura política, exportable, ha ratos importable porque nos vemos desde otros países hermanos que nos agradecen la gesta revolucionaria. Somos tema de estudio, en las escuelas de política y sociología del mundo aunque los centros de poder académico no quieran reconocerlo y se absortan en la hiper-realidad[7] o por problema de intereses de oblación al estilo Teodosio II o Valentiniano III.

Concluyendo
La identidad nacional -especie de quimera, tiene sus propios retos; entre ellos hacerse de la materia intelectual generosa, frondosa, que prosiga en la construcción de la patria buena desde la propia insurgencia, desde la historia del cada día y cada alegría en los corazones de los seres humanos que habitamos el país y soñamos con un mundo nuestro. La identidad nacional hay que conquistarla desde la insurgencia y de eso se trata.
La matria nuestroaméricana tiene igualmente sus propios retos, tal vez más que abismos límites, pero abismal también es la tarea de forjar en su propia dimensión cual punta de lanza desde los pueblos nuestroamericanos la cultura del respeto al quehacer humano constructivo solidario, recreador de la naturaleza y sus bienes, generador de la cultura del habitar en equilibrio la tierra y sus espacios sociopolíticos en armonía con los derechos de los pueblos, cualquiera que sean. La matria nuestroamericana hay que volverla una realidad y un esencial contacto histórico cotidiano.
La historia insurgente es posible, es viable, requiere sí de historiadores y lectores insurgentes, de generaciones de actores principales, históricos, como volumen total de la realidad nacional o del continente nuestro. Es palpable el esfuerzo y claro el requerido de inmediato, pero hay que hacerlo, porque es desde allí desde donde mana la esencia libertaria. Ese manar es el precioso sinónimo de insurgir..-------mayo.2014

EudesNavasCamacho


[1] Esperanza de Vida en Venezuela dato del año 1960: hombres 57,96. Fuente: http://www.datosmacro.com/demografia/esperanza-vida/venezuela 
[2] Esperanza de Vida en Venezuela dato del año 2012: hombres y mujeres 74,49. Fuente: idem.
[3] Textual: Es la desaparición de un cuerpo astronómico detrás de otro. Se trata de un fenómeno menos espectacular que un eclipse, pero que reviste gran importancia para medidas astronómicas de diverso tipo. El cuerpo celeste que más frecuentemente oculta las estrellas es la Luna que, moviéndose a través de las constelaciones del Zodíaco, cubre en promedio todos los años una cincuentena de estrellas hasta la sexta magnitud. Fuente: http://www.astromia.com/glosario/ocultacion.htm
[4] Tomado de http://www.musica7.com/grupos/ruben-blades/cuentas-del-alma.php . Visitada el 17.05.2014. Curioso: en la página oficial de Ruben Blades no hay forma de obtener esta letra.
[5] Textual: Los Programas Nacionales de Formación son definidos como aquellos conjuntos de estudios en áreas estratégicas de desarrollo para la Patria Socialista y actividades académicas conducentes a títulos o grados de estudios universitarios, creados por iniciativa del Ejecutivo Nacional, a través del Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria (MPPEU), diseñados en colaboración con una o más instituciones de educación universitaria, para ser dictados y acreditados en distintos espacios del territorio nacional, en las Aldeas Universitarias de Misión Sucre o en Instituciones de Educación Universitaria, en función de prioridades nacionales, regionales y locales. Fuente: http://cnh.gob.ve/index.php/presentacion Visitada el 17.05.2014
[7] Juan Castillo Briceño. Hugo Chávez y los medios de comunicación: la guerra “hiperreal” venezolana. Revista Historia y Comunicación Social. 2003. Vol. 8. Págs. 21-34. UCM. Madrid. (http://revistas.ucm.es/index.php/HICS/article/viewFile/HICS0303110021A/19316) Visitada el 17.05.2014

jueves, 15 de mayo de 2014

Realidades vs. Historia: unas de la industria petrolera por el claustro mass mediático contemporáneo.



Realidades vs. Historia: unas de la industria petrolera por el claustro mass mediático contemporáneo.

Introducción:
Los noticieros hacen valer su presencia en la vida contemporánea a partir de historias que convierten en noticias e informaciones que luego se transforman en realidad. Los hechos noticiosos se convalidan en el mechero de una audiencia que ocupa su espacio en el hábito de ver los noticiarios y programas de opinión. Las posibilidades de enterarse pasan a estar clausuradas al mass media[1] -aunque eso que se pueda decir allí no necesariamente sea verdad.
Las historias que acompañan a la noticia deberán convencer a la audiencia de su contemporaneidad, de lo contrario serían más explotados los programas historiográficos o tal vez documentales con contenidos de mayor calidad en su producción. Pero es el diarismo una de las características de evento periodístico y comunicacional actual. Las noticias duran tan poco porque primero: las obliga la dictadura del rating y segundo no pueden ceder a una de las funciones básicas de los medios de comunicación: el entretenimiento[2]. La noticia y lo informativo de los medios pasa a entretener, pero además debe ser apetecible y vigente.
De allí la propuesta de este ensayo, revisar en acontecimientos-temas no locales  no nacionales que fueron tamizados por los medios dentro del ámbito de la industria petrolera, fuste del modelo civilizatorio actual y del cual es pendente toda la contemporaneidad del siglo XX y XXI de Venezuela. El que sean no locales o no nacionales es para abonar en la necesidad de reforzar criterios reflexivos que permitan entrar en lo local y nacional sin trincheras prefabricadas.

1. Una de la industria petrolera, con su historia mass mediada
En el siguiente extracto podrá apreciar el lector un tipo de composición a la que está expuesto el público de noticias, entre otras cosas podemos observar una ruta de comentarios que serán del agrado o no de lector, sin embargo el contenido estructurado como una especie de crónica, sin más referencia que la propia narración, es parte del bombardeo noticioso que busca entretener:
“Bin Mahfouz se casó con la hermana de Bin Laden. A nadie le llamó la atención... Tampoco sorprendió que aportara sus recursos económicos y humanos a la sociedad Carlyle (sociedad en la que Bush padre es líder) a través del Banco Comercial de Pakistán, del cual Bin Mahfouz es dueño. Sumemos a esto que en 1995 el Bin Laden Group entregó para su gestión varios millones de dólares a Carlyle... También, en ese mismo año aparece como dueño del Banco Nacional de Comercio de Sudán, precisamente cuando Bin Laden vive allí. No mucho después, el FBI acusó a Bin Mahfouz de ser una de las fuentes de financiación de Al Qaeda. Como si fuera poco la empresa Delta Oil, propiedad de Bin Mahfouz, se ha convertido en la segunda más representada en el consorcio Centgas, que gracias al apoyo del actual gobierno de Estados Unidos construirá los gaseoductos que atravesarán Afganistán, ¿no era importante para los Bush dominar a como de lugar esta zona, mediante los Talibán o el actual régimen? Curiosamente, para una empresa de Delta Oil trabaja el presidente de la comisión independiente nombrada por Bush hijo y que se encarga de aclarar los puntos oscuros y "negligencia" de la administración norteamericana que desembocó en los atentados del 11 de septiembre. Es decir todo quedó entre familia y socios.
A nadie ha de extrañar entonces el apoyo en armamento y hombres que dio el gobierno de EE.UU. al ejército Talibán (años 80) para expulsar a los soviéticos de Afganistán que era paso obligado para los gaseoductos y oleoductos de la zona de Turkmenistan, zona sobre la cual se interesó desde aquel tiempo uno de los consorcios petroleros norteamericanos mas grandes del mundo: Unocal, que apoyo decididamente al Talibán en dicha guerra. Luego Unocal y Delta Oil se consorcian y forman Centgas. No cabe duda que los Bush y los Bin Laden tenían como objetivo estratégico esta invasión en la que murieron más de 150,000 rusos y afganos. Donde se impuso un régimen Talibán tirano y violador de los derechos humanos.
La agresión de EE.UU. contra Irak también tiene su origen en los intereses del consorcio Bush - Bin Laden, fue en aquellos años (1990) que ambos grupos iniciaron la pantomima de su enfrentamiento”[3]
En este caso quien publica la crónica citada es un medio de los llamado alternativo, de los que han surgido ante la posibilidad técnica que ofrecen los distintos medios y canales, entre ellos Internet, pero también gracias a la monopolización e imperio de las grandes cadenas y consorcios de la comunicación que obligan a los profesionales a hacerse de sus propios escenarios.
Se trata en este caso de un asunto noticioso conocido y que se debate precisamente por los manejos específicos que dieron los medios de comunicación de los grandes consorcios empresariales a este caso en particular. En todo caso, lo que se trata es de exponer los puntos de vista que dentro de la pretendida crónica se introducen. El punto nuestro no está en criticar esta crónica en su veracidad, nuestro punto es interpretar esto como un productor alternativo de realidad. La mercancía en este caso es esa realidad.
El contraste que es necesario evidenciar en el mundo de lo cotidiano y de las grandes noticias es que tienden a exacerbar la parte de las percepciones, al ligero entendimiento y toma de posición que entre una postura y otra demuestra cual es la tendencia de los medios y comunicadores en este mundo del entretenimiento.
Esto es parte del mundo actual, como suele decirse. Esta es parte de la realidad. Así el reconocimiento que hacen, desde el interior de la comunicación de masas, surge con la inmediatez que permite a una tal verdad -o realidad ser un consumible de rápida reposición. En consecuencia se corre el riesgo de la insolvencia con la verdad o del irrespeto a la inteligencia del lector o audiencia, según sea el caso. ¿Pero tiene sólo que ver un interés económico llano o una práctica de contradecir al poderoso esta inmediatez e insolvencia con la veracidad?
Hasta ahora esa misma inmediatez y descontrol que nos proporciona el ambiente de lo tangible visto o sentido, por donde percola la percepción, nos lleva a verlo así. ¿Que estará en el campo de la opacidad en este asunto? ¿Hasta donde nos permitirá llegar nuestra conciencia apocada en estos tránsitos de alta velocidad informativa? ¿Estará a salvo de esta práctica intensamente contemporánea el manejo de asuntos relativos al motor energético del mundo? ¿Estará a buen resguardo el petróleo, en especial sus noticias, de esta cobija de relevancias, de obviedad? ¿Estaremos siendo testigos legítimos o convidados circunstanciales del mundillo de lo que se dice? ¿Será por aquello que si se dice algo tiene de cierto?
Los riesgos son altos si aceptamos esa doble posibilidad de ser testigos o convidados del proceso de creación de conceptos a partir de los juegos interesantes y rítmicos de noticias o sujetos noticiosos. La capacidad de convertir esas noticias, que entre otras cosas no necesariamente son toda la verdad, en informaciones procurará a su vez más riesgos en la inmunodepresión a la manipulación mediática si se trata ahora de la realidad o realidades que surgen desde el espacio económico, político y cultural que aporta la dependencia al modelo de desarrollo y al petróleo como catalizador de ese modelo. ¿La realidad será a favor del petróleo o del modelo de desarrollo si: a) la información se origina desde un aliado del proceso o; b) será en contra si se produce desde los contrarios al modelo y el negocio?

2. Otra realidad, pero enmudecida por el mass media
En la producción de información y su distribución se incluye otras vertientes, solo que, a menos que se conviertan en best seller (otro producto mediático), opiniones y contribuciones más acabadas en contra de la tendencia de este mundo dominado por el petróleo y sus grandes verdades, éstas tendrán la atención de los distribuidores. Por cierto que no se trata tanto de verificar la clausura a la que los medios y distribuidores de información nos imponen, se trata es de evidenciar la disponibilidad inmediata del expectante (el comunicando). Sucede este solapamiento con la discusión que vienen propiciando muchos pensadores y técnicos que ven en otras energías posibles salidas al modelo petrolero, bien buscando más hacia lo económico o bien buscando más el equilibrio ecológico.
Una de las percepciones que más se explotan cuando se habla del petróleo en los días iniciales del siglo XXI tiene que ver con la agonía de las reservas. Los precios y los desequilibrios en los mercados financieros aledaños al sector industrial petrolero basan sus explicaciones en las merma de reservas aunque por ahora parezca un problema de alto consumo[4]. Lo que normalmente no se aclara es sobre qué reservas se habla, si de los depósitos de las empresas petroleras en suelos propios o de las reservas en mina en los países productores. No obstante la aparente sobreexplotación de este recurso, la sensación de carencia, de inminente falta que se asocia a poca supervivencia, los temas de energías alternativas sigue siendo un asunto limitado para esa inmediatez de la noticia y la crónica de la antes escribimos.
La cotilla, la conversación diaria, el tema ligero del cual conversar en el café, en el bar o en el transporte colectivo y estaciones, se dirige a la evaluación de la noticia sobre precios del crudo, gasolina, gasóleos; enseguida surge el punto de quiénes son responsables de ese deterioro. Lo normal es que el dirigente de un país productor, o la organización o grupo de productores, termine siendo candidato a la antipatía del consumidor de noticias y productos derivados del petróleo.
Por otra parte, las compañías distribuidoras de productos y servicios derivados de la industria petrolera vienen asumiendo campañas dirigidos a la construcción de un criterio ecologista, de conservación y bajo consumo energético. Sin embargo la tendencia noticiosa fundamental es a seguir observando los escenarios que produce el petróleo, en particular lo que tiene que ver con las marcas modélicas que impone como generador de cultura empresarial, de ingeniería y tecnología. A la larga, esta industria de la energía fósil junto con la industria militar, terminan imponiendo el sentido[5] a los patrones de calidad internacional[6], patentes y protocolos de homologación.
A pesar del importante soporte que ofrece al fenómeno de la globalización, especie de socializador de esta nueva generación centurial, los usuarios de energía aun no asumimos los otros recursos energéticos existentes. Entre otras cosas por una dependencia especial a un objeto civilizatorio puntual que es el automóvil. Este recurso de desplazamiento, y el transporte en general, se mueve a base a carburantes fósiles; pero la crítica que se ventila en la discusión cotidiana sobre estos nuevos tipos de energía se concentra en la limitada velocidad que podrán alcanzar los vehículos con el uso de estas energías alternas a la gasolina. La percepción sobre la demora conviene más a la conciencia del traslado seguro o eficiente.
La sangría en carreteras  producto de accidentes de tránsito por exceso de velocidad y consumo de alcohol, indefectiblemente reprochable por nuestro adulto interno, no ha logrado hacer coincidir ese adulto interno con nuestra opinión primaria que desecha las energías alternativas para uso inmediato en automóviles. Las últimas modificaciones en el mundo en materia de legislación para el control de tráfico y conducción de automóviles revelan lo difícil que resulta a la sociedad controlar el impulso de la velocidad, hito de la civilización moderna y posmoderna, a pesar de ir en contra con el sentido de preservación instintivo, lógico y consciente.
En esta discusión, necesaria para entender la dinámica de imaginarios sociales asociados o derivados de una vida bajo el encendido del petróleo y su industrialidad, surge el escenario del agotamiento del petróleo. El ejercicio de imaginarse un mundo sin petróleo ha sido tema de películas y literatura. El pasado, el presente y el futuro son establecidos a partir del petróleo. Imaginarse el mundo de la piedra, del bronce y el hierro es materia de recuerdos pesados[7]. La ligereza y luminosidad alcanzada a partir de carburar el óleo de las piedras está sosteniendo desde las verdades, las realidades y hasta los mundos posibles. El gran reto es lo costoso que sigue siendo este recurso y su infraestructura energética[8].
Los combustibles provenientes del petróleo realmente han acortado distancias y mejorado el trámite comercial como lo indica Jeremy Rifkin[9], autor norteamericano, quien pronostica una apertura en el régimen energético mundial, lo que hace obvio que existe una dictadura del petróleo en este sector.  Ahora, ¿la potencia de esa dictadura hará lo suficiente como para impedir la discusión abierta del asunto energético y los manejos políticos y comerciales del petróleo? Las percepciones necesarias a estimular podrán ser susceptibles de control por tan poderosa empresa dictatorial.
El asunto de las energías alternativas y las inversiones que se hagan sobre estas tendrán que superar el control por patentes, tecnologías y protocolos industriales que tienden a atrasar adelantos y otros desarrollos[10]. Valdría preguntarse si muchos de estos no estarán bajo la propiedad intelectual de las compañías petroleras y consorcios filiales. La pregunta es viable si no despreciamos la opacidad, pues es claro que el modelo energético-petrolero se mantiene intacto a pesar de las noticias de logros en materia de combustibles y motores alternativos. Mientras, nos queda saber que como relevancia en esta discusión de energías alternativas está la posibilidad del hidrógeno que también tendrá alguna opacidad, la que podremos ver en la siguiente contribución de Rifkin:
“El hidrógeno es el elemento más ligero, más básico y más ubicuo del universo. Cuado se utiliza en forma de energía, se convierte en el combustible eterno. Nunca se termina y, como no contiene ni un solo átomo de carbono, no emite dióxido de carbono. El hidrógeno se encuentra repartido en todo el planeta: en el agua, en los combustibles fósiles y en los seres vivos. Sin embargo, raramente aparece en estado libre en la naturaleza, sino que tiene que ser extraído de fuentes naturales.”[11]
El usuario final podrá consumirlo y ¿quién producirá ese hidrógeno raramente libre? ¿Habrá liberación de las grandes compañías energéticas? Estas compañías que manejan los hidrocarburos son petroleras porque trabajan petróleo, pero ¿su negocio es el petróleo? Valdría la pena pasearse por este dilema, porque el negocio, como otros muchos que conocemos tienen otro objeto y terminamos creyendo que venden hamburguesas (caso de McDonald’s reportado por Jonathan Low y Pam Cohen[12]) como negocio y resulta que su negocio real es el alquiler de los terrenos de emplazamientos de los centros comerciales ¿Quién capitalizará esa ventaja invisible[13]  de estar posicionado por años en el negocio energético?
“Para muchas personas, la posibilidad de que nos estamos quedando sin reservas necesarias de petróleo barato para mantener en pie el estilo de vida industrial resulta tan inimaginable que probablemente contemplarán con incredulidad la simple idea de que tal cosa pueda suceder, con independencia de cuántos estudios se realicen sobre la materia. Nuestra preocupación es comprensible. Es raro que las sociedades respondan a un cambio anticipado en sus circunstancias. Pero cuando este cambio potencial puede afectar radicalmente al conjunto de nuestro estilo de vida y al propio equilibrio geopolítico del mundo en el que vivimos, la indiferencia colectiva conduce irremediablemente al desastre”[14]
La realidad a la que nos enfrentamos es la que surge de una cultura de más de 100 años comandando las vidas ciudadanas, nacionales y religiosas. No sería presuntuoso adelantarse a vaticinar que el cambio no vendrá por otra vía que no sea la que proponga el imaginario social de progreso que se observa desde la civilización argumentada por las comodidades del petróleo que nos llevará a una determinación sociológica[15], pues todo lo observamos a su través.
Lo que sigue es continuar enfrentándonos a los sucesivos develamientos de asuntos de la historia inmediata que evidencian ahora las opacidades formales de confrontaciones bélicas, distinciones políticas y fomento de regímenes políticos que a todas voces siempre tuvieron que ver con el asunto petrolero pero que oficialmente se aparenta con gestiones de humanidad no obstante los métodos de exterminio en algunos de los casos. Las mismas necesidades de noticias y el entretenimiento ha aventado a personas y profesionales a esas realidades en plenos desarrollo y luego surgen testimonios, tal vez parciales, como este firmado por el periodista pakistaní Rashid Ahmed:
…”Casualmente me encontraba en Ashjabab el 12 de diciembre de 1991, cuando tuvo lugar allí la reunión de los dirigentes de Asia Central, para tratar el desmembramiento de la Unión Soviética y la independencia de sus países respectivos.
Todos ellos eran nacionalistas a desgano, muy temerosos ante las perspectivas de perder la seguridad y el apoyo del sistema estadal soviético, así como la perspectiva de enfrentamiento por si solos al mundo exterior. Al cabo de unos meses cuando sus economías se vinieron abajo, resultó evidente la importancia de sus recursos petrolíferos y la necesidad de oleoductos. Entablaron conversaciones con las compañías petroleras accidentales a tiempo que seguían las conversaciones entre Kazajistán y la compañía norteamericana Chevron”…[16]
“El Gran Juego actual se dá también entre imperios que se expanden y contraen. Mientras una Rusia debilitada y en bancarrota trata de conservar las que todavía considera sus fronteras en Asia Central y controlar el flujo de petróleo del Caspio a través de oleoductos que atraviesan Rusia. Estados Unidos se introduce en la región ofreciendo la construcción de oleoductos que no pasarían por Rusia”…[17]
El negocio del petróleo no llega hasta un problema de cuentas y concesiones; políticamente genera escenarios que sirven a la vez para el juego de las percepciones y demoras en la conciencia. No obstante, el tráfico histórico va concibiendo posibilidades como la de comprender procesos a partir de lo que se nos oculta. Esta es una vertiente contundente del proceso de observar y apreciar, lejos queda de nuestra propuesta teórica la de consumir lo simple visto o especulado. Sus vertientes nacionales están a continuación.

Concluyendo por ahora
1. Los mass media tienen su mercancía bien delimitada: la realidad. Los mass media son parte de corporaciones trasnacionales o tal vez nacionales colegiadas con los anteriores. Los temas y escenarios de la verdad intervenida, de la historia en desarrollo actual son de interés o publicables sin convienen al mecanismo de producción de realidad, de dinero en consecuencia y de reproducción del poder hegemónico al que defienden. El petróleo, la verdad, el hidrógeno y sus posibilidades, la guerra y sus secuelas económicas serán vistas o ensombrecidas si así se amerita.
2. Lo evidente es que todos estos escenarios han sido modificados en los mass media tratando ferozmente de inducir una realidad, por cierto favoreciente del modelo hegemónico del imperio, las corporaciones y sus derivados países o conjunto de tales.
3. Queda claro que la realidad es la mercancía, la que hay que producir y luego, en su valor de uso y cambio, transmitir y certificar en la transferencia física del medio, su encriptamiento y configuración como historia, la que será nutrimento de sociedades completas y constructora de los cepos de futura esclavización post-contemporaneidad.
4. La realidad y la historia verán su versus o su hacia dónde van, en la medida que los mass media la ven y valoren su cualidad e importancia. Pero podrán ser rebatidos estos cepos en la medida que el consumidor del mass media, el comunicando sea capaz de saltar su dominación y su subordinación al juego del receptor morboso de noticia e informativos y al emisor también morboso que los usa para entretener, pero además para hacerle la noticia y la información apetecibles y vigentes a la gente. La historia pasa a esperar su tiempo de historiadores insurgentes, pues los vestigios y el dato son cada vez más fáciles de enrarecer u ocultar aunque científicamente pareciera que no. Vendrá el tiempo de la disciplina, la profesionalidad y la veracidad.
5. Se repetirá la historia de la desaparición de los dinosaurios, los mass media si no se adaptan a la veracidad -que siempre insurge, desaparecerán primero que el calentamiento global. La gente tiene sus válvulas de reequilibrio y la realidad (aunque esquiva) tanto como la historia (muy compleja), son humanas, trascendentes e inevitables.------------------------------------------------------


Eudes Navas Camacho
Mayo2014.


[1] Medios de comunicación masivos o de masas
[2] Luhmann, Niklas. (2000). La realidad de los medios de comunicación. Barcelona: Universidad Iberoamericana Anthropos
[3] Medina, Willy Rojas. Visitado 12 de junio de 2006. Bush y Bin Laden Socios Petroleros y de Guerra. http://cambioperu.webcindario.com/bushybinladen.php

[4]Robinson, Matthew, visitado el 28 de junio de 2006.  http://lta.today.reuters.com/news/newsArticle.aspx?type=businessNews&storyID=2006-06-26T211521Z_01_N26442173_RTRIDST_0_NEGOCIOS-MERCADOS-PETROLEO-SOL.XML
[5] Luhmann, Niklas.(1998). Sistemas Sociales. Barcelona: Antrophos/ Parsons, Talcott (1984) El Sistema Social. Madrid; Alianza
[6] López Carrillo, Amyra y Lizzete Quirós Martínez.  Origen Normas Iso. visitado 28 de junio de 2006 http://www.itlp.edu.mx/publica/revistas/revistali/anteriores/diciembre98/iso9000.html
[7]  Rifkin, Jeremy. (2002). La economía del petróleo. Barcelona: Paidós.
[8]  Idem. Pp 16
[9] Rifkin, op cit
[10] Ortiz-Villajos, José María . Importancia de las patentes para los primeros fabricantes de máquinas de vapor en España: Nuevo Vulcano, La Maquinista Terrestre y Marítima y Alexander Hermanos. Visitado el 26 de junio de 2006
http://www.usc.es/estaticos/congresos/histec05/b4_ortiz_villajos.pdf
[11] Rifkin op cit, Pp19
[12] Low, Jonathan y Pam Cohen K (2004) La Ventaja Invisible. Barcelona; Ediciones Urano
[13] idem
[14] Rifkin, op cit, Pp 54
[15] Morin, Edgar (1981) La Naturaleza de la Naturaleza. Madrid; Ediciones Cátedra
[16] Ahmed, Rashid (2001). El Islam, el petróleo y el nuevo Gran Juego en Asia Central. Barcelona; Península. Pp 222
[17] Idem. Pp 223

miércoles, 5 de marzo de 2014

lunes, 11 de abril de 2011

Hecho en Golpe de Estado

Imaginarios para un paro petrolero

Ofrezco este trabajo para la reflexión, pero como homenaje a las víctimas de sangre por intereses ajenos a ellos
http://www.usc.es/cpoliticas/mod/book/view.php?id=664

miércoles, 23 de marzo de 2011

M.A.S.H. (1970) - IMDb

M.A.S.H. (1970) - IMDb: "

A propósito de la Guerra en LIBIA y el resto del mundo

lunes, 21 de marzo de 2011

La Guerra y sus botines

En la guerra que se inicia en coalición OTAN, la ONU particular para la Guerra (Consejo de Seguridad) contra Libia es claro que se produce bajo intereses que benefician a los atacantes. Algunos intereses tan evidentes que ya se banalizan, pasando a ser dato de poco punch mediático y casi ripio opinático.
Ahora surgen datos más particulares y se advierten otras visuales del asunto, siempre tratando de argumentar la guerra que es el punto gen del asunto, pero también lo plásmático de esta acción humana que impera como utillaje para salir de crisis.
El ser humano es ¿guerrerista o guerrero? La guerra es ¿un discurso y solución? Hay que abrir en los jóvenes otra vez el gusto por la Paz, pudiéramos agregar. Pero hay que decir, que sea cómo sea, en la guerra se va detrás de un botín. Algunos dicen que uno de los botines de Libia también es el agua, veremos...


Datos de interés: Entre 10.000 y 12.000 Km³ de agua subterránea disponible en Libia. Inicie búsqueda:

miércoles, 16 de marzo de 2011

Ignorancia Entrópica.

Ignorancia entrópica: la que produce tomar lo menos relevante pero más repetido en una realidad, se asume como importante y se repite. EANC marzo2011.



  • Elementos iniciales que permiten esta definición.
Sobre la Ignorancia entrópica:  Esta idea surge de observar en perspectiva la forma como construye el público su opinión. El individuo,  inmediatamente antes público massmediatico, en su legítimo ejercicio de opinar expresa ideas que construye sobre lo que logra capturar del mensaje massmediático al que ha sido expuesto y del que se hace receptor. Este llega a usar datos referibles porque los tomó de un medio (radio, TV, prensa), los asimila verticalmente como verdad, los vuelven materia de su opinión y en consecuencia se estructura la opinión que vierte luego en las audiencias amigas,  en sus colegas profesionales, en algunos públicos o hasta en masas -aquellos que son más osados.
La evidencia es que muchas de las opiniones vertidas no terminan de ser ajustadas a la realidad, porque es esa realidad la que se vulnera a diario con definida intención. Inventar realidades es parte del quehacer y esencia de la industria massmediática de hoy en el mundo, más en estos últimos 15 años en los que han resurgir movimientos distintos a la normalidad establecida por la sociedad de consumo del siglo XX y la sociedad de propietarios de la producción de siglos precedentes.
La construcción de las realidades, es decir, la opinión u opiniones que se usan para la plática diaria, para la discusión política de establecimientos y lugares públicos, incluso en universidades y hasta en los parlamentos, partidos políticos y foros de especialistas, terminan siendo originados en estas pocas verdades que se originaron por la entropía de tomar lo que más aparece pero menos valor tiene. 

Preguntas de trabajo:
  1. ¿Esta ignorancia tiene que ver con el placer de allí que paraliza no buscar la verdad que puede producir dolor?
  2. ¿Es ignorancia u opinión acomodaticia?
  3. ¿La ignorancia entrópica es una causa sistémica o un efecto estructural?
  4. El imaginario social de la honestidad ¿podrá ser útil para desentramar el problema de la incontinencia generalizada del derecho a opinar aunque sea desde donde sea?


Nota:Ya entregaremos el desarrollo preliminar de esta propuesta, que pretende hacerse de algunas conclusiones y aprovechar el tiempo antes que sea inútil por frecuentarse en las muchas ocasiones.
Eudes Navas Camacho 
Coro, Venezuela 2011, marzo